Cargando...

Enceró la vereda para espantar a los “incontinentes”